Mujeres que luchan con música

Nadya - Hemisferio Boreal

Valientes, guerreras, creativas. Así son estas mujeres artistas cuyas familias huyeron, de una u otra forma, de los regímenes islámicos de Oriente Medio. Desde sus países de acogida, en Escandinavia, luchan por la libertad con sus canciones. 

El islamismo radical la sitúa por debajo del hombre, prohíbe que se vea su cuerpo, que conduzca, que consiga puestos laborales de responsabilidad. No tiene derechos. La mujer es inferior para el fanatismo religioso que impera en algunos países de Oriente Medio. Países de los que proceden una serie de cantantes y compositoras que actualmente viven y crean en la zona nórdica y cuyas canciones levantan ampollas entre los musulmanes más intransigentes de todo el mundo. Canciones que hablan de amor, libertad y revolución. Lucha llevada a cabo con las armas de la voz, la inteligencia y los instrumentos musicales.

Helly Luv

“Lucha por lo que crees aunque todo el mundo esté en tu contra”. Es una de los lemas vitales de esta joven cantante pop de origen kurdo cuyo nombre real es Helan Abdullah. Su familia pidió asilo y se refugió en Finlandia a finales de los 80, huyendo del régimen de Saddam Hussein, contra el que luchaba su madre, guerrillera peshmerga. Se dio a conocer públicamente en 2013 con su single ‘Risk It All’, que llegó al número 3 en las listas de éxitos de Finlandia y que se extendió como la pólvora en el Kurdistán. El videoclip de su último tema, ‘Revolution’, lo rodó a escasos kilómetros de los territorios ocupados por el Estado Islámico en Mosul, Irak y, como puedes ver, supone toda una declaración de intenciones. La propia Helly Luv afirma que grabó la canción para llamar la atención del mundo cuando ISIS conquistó el Kurdistán iraquí. Por ello ha recibido numerosas amenazas de muerte por parte de fundamentalistas y asegura que se encuentra en el punto de mira del Estado Islámico.

 

Nadia

De origen iraní y sueca de adopción, Nadia empezó a mostrar desde muy pequeña su interés por la música y la expresión artística. Su infancia en Escandinavia no fue nada fácil, debido al enorme choque cultural y social entre sus raíces y la sociedad nórdica. Curtida en varios grupos suecos de sonido punk y rap, Nadia ha iniciado su carrera en solitario con el single ‘Refugee’, cuyo título ya lo dice todo. A caballo entre el hip-hop y la electrónica, Nadia rodó el videoclip de su canción en Irán de forma ilegal. Registrada por la policía antes de abandonar el país, consiguió salvar las imágenes al llevarlas en una tarjeta de memoria escondida en su ropa interior. “Navega lo más lejos que puedas, la noche ha cantado su canción, ahora toca abrir la ventana…”

 

Zhala

Hablamos de ella anteriormente, en un reportaje dedicado al poder creativo de las mujeres en Suecia. Pero no te contamos la historia tras la que es considerada la gran sensación del electropop experimental sueco. Igual que Helly Luv, su madre fue una guerrillera peshmerga que luchaba contra el régimen dictatorial iraquí a principios de los 80. Con ella, y cuando todavía era una niña, Zhala acabó encontrando asilo en el país nórdico. Su padre sigue viviendo en Irak. El talento artístico de Zhala fue “descubierto” por la estrella sueca del electropop Robyn, que la fichó bajo el amparo de su sello discográfico Konichiwa. Desde ahí, Zhala cuenta al mundo su manera de entender la vida, luchadora y sensible, a través de un pop oscuro y provocador que ella misma define como “cósmico, futurístico”.

 

Deeyah Khan

Aunque nació en Noruega, sus padres, de etnia pastún, fueron inmigrantes desde Pakistán. Tras una intensa formación musical, se dio a conocer a mediados de los años 90 del pasado siglo en el mercado pop anglosajón con canciones que levantaron las iras de los fundamentalistas islámicos, de los que recibía múltiples y constantes amenazas. Desde entonces, defendió su derecho a “vivir como una mujer musulmana moderna e independiente” y dedicó su carrera artística al activismo social. Creó una productora y en 2011 rodó el documental ‘Banaz: A Love Story’, sobre el problema de los llamados “crímenes de honor” en las comunidades inmigrantes musulmanas en el Reino Unido. El trabajo le valió un prestigioso premio Emmy en 2013. Con su productora Fuuse como plataforma de difusión, dedica su vida a luchar por los derechos de la mujer a través de iniciativas artísticas. Puedes ver el interesantísimo documental filmado por Deeyah Khan aquí, de forma legal y totalmente gratuita:

 

4 mujeres muy diferentes entre sí, pero cuyas historias tienen puntos en común. Sus familias proceden del polvorín que lleva décadas siendo Oriente Medio. Refugiadas en los países nórdicos, han sufrido el choque cultural pero han podido desarrollar brillantemente su gran talento y luchan con la música (y el cine) por transmitir al mundo las ideas de libertad y los derechos humanos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Programas y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mujeres que luchan con música

  1. Pingback: Un piano para salvar el Ártico | Hemisferio Boreal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s